Pescadores de Banco Chinchorro, comprometidos en la lucha contra la invasión del pez león

Banco Chinchorro, 20 de julio del 2019 – Comunicado de prensa

Desde el 2009, una especie invasora, conocida como el pez león, inicio una invasión del arrecife mesoamericano. Desplazando y depredando especies de peces y crustáceos nativos como la langosta y el pargo. Este pez exótico fue liberado accidentalmente  y constituye una amenaza para los pescadores y ecosistemas marinos de la región del Caribe y Golfo de México.

Este año, al conmemorar los 10 años del primer registro de este pez, las tres cooperativas pesqueras: Pescadores del Banco Chinchorro, Andrés Quintana Roo y Langosteros del Caribe celebraron el festival del pez león.

Embarcación ganadora del torneo, con Antonio Pat Bacab, presidente de la cooperativa Pescadores de Banco Chinchorro

Gracias al apoyo del Programa de Pequeñas Donaciones del PNUD y de la Reserva de la Biosfera Banco Chinchorro los pescadores y sus familias llevaron a cabo un concurso de pesca de 6 días. Fueron premiadas las embarcaciones que mayor número de peces león capturaron, el pez león más pequeño y el más grande. Además, mediante juegos con familias y niños, se comunicó la importancia de la pesca de esta especie invasora y su conocimiento biológico.

Antonio Pat Bacab, presidente de la Cooperativa Pescadores del Banco Chinchorro, mencionó en su discurso inaugural que se trata de un problema que afecta a todos los pescadores y que a pesar de que este año, la captura fue menor que los años pasados, no hay que bajar la guardia ante está amenaza. Celebró la participación de los pescadores en este evento, e invitó a todos a seguir con la lucha.

Marcelo Loria Rosado, secretario de la cooperativa Langosteros del Caribe quien reportó y capturó el primer de pez león en Banco Chinchorro, comentó que mas allá de sentirse importante por ser el primero en avistarlo, reconoce todos los esfuerzos que realizan todos los pescadores para seguir extrayéndolo de los arrecifes, y será aún más grato reconocer al pescador que en un futuro reporte el último pez león de Banco Chinchorro.

Cayo centro, lugar donde se congregaron pescadores y familias para el festival

Los pescadores hicieron notar que ahora, el pez león se ubica más profundo en el arrecife. Por ello, es más difícil capturarlo con la pesca artesanal en apnea. Pescadores se están certificando en buceo con tanques – conocido como buceo autónomo, para poder monitorear en las profundidades al pez león y así seguir con su captura.

En el marco del evento, se hizo entrega de Hawaina, un tipo tridente propulsado por liga, así como aletas y visores, para poder seguir con la captura del pez. En el marco del festival, el chef Jose Luis Medina Perera llevó a cabo una muestra gastronómica de pez león, cocinadas de forma sencilla y explicó al público las recetas para fomentar el autoconsumo, con platillos como chicharrón de pez león, empanadas, aguachile, entomatado, empapelado y minilla, mostró a las familias presentes  lo rico que puede ser este platillo, y como se puede consumir de forma cotidiana.

Eventos infantiles como juegos de pesca, jenga de la biodiversidad, ponle la cola al pez león en los que los pequeñitos presentes pudieron aprender más sobre la especie. El festival fue una oportunidad para las familias de visitar a los campamentos y palafitos de los pescadores, y de participar en las actividades de esté remota comunidad.

Pez león de 39.4 cm

El premio mayor fue obtenido por la embarcación “la gordita”, con un total de 21 peces leones capturados. La embarcación “Mayra  Yareli” obtuvo el segundo lugar, por el pez león más grande, de casi 40 cm de largo. La lancha “los mochis” obtuvo el premio al pez león más chico con 7.5 cm, ya que es importante captura también a los juveniles.

Todos los participantes se dieron cita para el día 27 de noviembre, en Xcalak para el aniversario 19 del Parque Nacional Arrecifes de Xcalak, durante el cual habrá más degustaciones para el público en general, y la presentación de artesanías fabricas con pez león.

¡PROTEJO EL ARRECIFE, CONSUMO PEZ LÉON!

Anuncios

Innovando para fortalecer la agroecología.

La implementación de practicas agroecológicas en la agricultura o la ganadería muchas veces conlleva un aumento de las tareas manuales para las labores de preparación y mantenimiento. Al no usar los productos fitosanitarios comerciales, las y los productores tienen que encontrar alternativas para poder lograr una producción suficiente para el autoconsumo y en muchos casos, la venta o el trueque con consumidores conscientes.

Parcela diversificada para la prueba de la tecnología intermedia.

Un elemento innovador para resolver este desafió, para ciertos terrenos y condiciones, es el uso de los motocultores. Está tecnología intermedia* esta aún muy poco usada en América Latina y en el caso del sureste mexicano, casi desconocida. Al dialogar con aliados del PPD de Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo identificamos en conjunto la necesidad de conocer más sobre está tecnología la cual parecería tener el potencial de ser adecuada para productores que ya controlan sus semillas y sus procesos de fertilización y control de plaga con medios naturales. Para ello, creamos una alianza con el CIMMyT, quien posee un departamento dedicado a la creación y difusión de tecnologías adecuadas.

Motocultor con implemento de sembradora.

En conjunto con el equipo técnico de CIMMyT formado por Jelle Van Loon y Gabriel Martínez y la Red de Productores de Servicios Ambientales “Ya Ax Sot’ Ot’ Yook’ol Kaab” A.C (REPSERAM) organizamos un encuentro regional para conocer y probar la tecnología.

Al evento, participaron campesinos de Tenosique, Chacsinkin, Hoeplchen, Peto y José María Morelos, entusiasmados todas y y todos por probar la sembradora y el arado.

Uno de los aprendizajes de la practica fue darnos cuenta que este tipo de tecnología tiene el potencial de dar mucho más control e independencia a los productores sobre su calendario de preparación y siembra. En muchas comunidades, se paga en la actualidad a los dueños de los tractores para las tareas mencionadas, dejando parte de la utilidad, pero sobre todo el control sobre fechas, a intermediarios. Si las cooperativas poseen uno o varios motocultores, pueden controlar sus calendarios de forma precisa, lo cual es bastante útil en estás épocas de clima cambiante.

Motocultor de 15 HP con arado.

Otro elemento resaltado por los participantes, es la versatilidad de la tecnología y su adaptabilidad a las condiciones locales. La diversidad de modelos y de los implementos permite diseñar soluciones adecuadas a cada sitio o parcelas. Por ejemplo, para proyectos agro-forestales, el chapeo es una actividad clave que un motocultor puede llevar a cabo. Existe también la posibilidad de aplicar bioles y micro-organismos con aparatos específicos.

En conclusión, la opinión general de las y los participantes es que esta tecnología intermedia parece tener un potencial en el contexto de la producción agroecología en el sureste Mexicano. Queda mucho por hacer, probar y demostrar y desde el PPD seguiremos colaborando con instituciones como el CIMMyT para responder a las necesidades locales de las y los campesinos.

Sembradoras manuales de precisión.

*La definición de tecnología intermedia es: “tecnología que está diseñada con especial atención a los aspectos medioambientales, éticos, culturales, sociales y económicos de la comunidad a la que se dirigen. https://es.wikipedia.org/wiki/Tecnolog%C3%ADa_adecuada

Productoras de Quintana Roo aseguran cultivo de Pitahaya ante el cambio climático

La crisis climática que afecta nuestro planeta, tiene consecuencias directas sobre las comunidades mayas de la Península de Yucatán. Tal es el caso de la comunidad de Chumpon, en Quintana Roo, quien sufrió hace un año una inundación atípica. Durante este episodio, 155 familias fueron afectadas por una tromba tan fuerte que el agua empezó a brotar de los pozos de la comunidad, destruyendo pertenencias y casas. Además del terrible daño a las vivienda, los medios de vida de la comunidad fueron severamente afectados, sobre todo los cultivos de pitahaya, fruta que utiliza un grupo de mujeres de Chumpon para producir deliciosas mermeladas que se comercializan en la comunidad y en la zona turística.

Inundación de junio del 2018 en Chumpon. Fuente: Quadrantin Quintana Roo.

Esta dramática situación es una muestra de las afectaciones posibles del cambio climático. Los expertos del IPCC prevén que por la falta de acción de los países para evitarlo, se rebasará en unas décadas el aumento de temperatura de 2 grados. La comunidad maya de Chumpon nos recuerda que los eventos climáticos extremos afectan a mediano plazo los medios de vida de las comunidades y que se necesitan soluciones locales para adaptarse a este fenómeno.

En este contexto, la cooperativa ULU UMIL BEH S. DE R.L. M.I., representada por María Lutgarda Caamal Aban presentó al Programa de Pequeñas Donaciones (PPD), una propuesta para recuperar la fábrica de mermelada de pitahaya y los cultivos asociados.

Mermelada de Pitahaya producido en Chumpon, Quintana Roo, México.

Como todos los proyectos, la cooperativa puso en práctica la metodología de reducción de riesgos de desastre (desarrollada por el Programa de Manejo de Riesgos del PNUD en conjunto con el PPD), para definir las acciones de mitigación de riesgos. La totalidad de los proyectos financiados por el PPD cumplen con tal requisito, con el fin de garantizar el impacto a largo plazo de las donaciones, a la vez que se genera una cultura de la prevención y adaptación a los efectos del cambio climático.

Cuadernillo de trabajo para la reducción de riesgos de desastre utilizado en los talleres de elaboración de propuesta.

La comunidad propuso, con base en las necesidades locales, reconstruir la fábrica de mermelada con un segundo piso para resguardar las máquinas. Asimismo, para los cultivos, propuso adquirir un seguro agropecuario, que cubra a los productores en caso de evento climático extremo como las inundaciones y también las sequías, cada vez más frecuentes en la región.

Este mes de junio, la organización contrató por primera vez un seguro que cubre sus principales riesgos climáticos, para asegurar 29 hectáreas por un año. Este es el primer seguro climático contratado directamente por una comunidad apoyada por el PPD. Vinculado a ello, propusieron transitar hacia un manejo agroecológico de sus cultivos, perspectiva que ha demostrado contribuir al aumento de la capacidad de resiliencia de los agroecosistemas*.

Socias de la cooperativa ULU UMIL BEH, Chumpon, Quintana Roo

El conjunto de este tipo de prácticas constituye un modelo de trabajo viable para las campesinas y campesinos del sureste mexicano, región particularmente vulnerable ante la crisis climática. Además, innovaciones como esta, que surgen desde las mismas comunidades, abonan a las experiencias e información para porponer soluciones locales antes desafíos globales, que puede compartirse entre las decenas de organizaciones regionales que enfrentan la misma lucha.

*Ver por ejemplo el articulo de Miguel Altieri: https://revistas.um.es/agroecologia/article/view/182921

.

Día mundial de las abejas: consumamos más miel para conservar la selva

La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 20 de mayo como el día Mundial de las abejas, para recordar su importancia y los beneficios que aportan a los ecosistemas y los habitantes del planeta.

La apicultura es una actividad económica que permite conservar los paisajes de la selva maya. Cada apiario de 50 colmenas con manejo orgánico permite conservar cerca de 70 hectáreas. En la península de Yucatán se producen 22,000 toneladas de miel al año, generando beneficios económicos para más de 25,000 apicultoras y apicultores. El Programa de Pequeñas Donaciones de FMAM apoya a cooperativas de pequeños productores de miel orgánica para mejorar sus procesos organizativos, de comercialización y su manejo territorial.

Les invitamos a consumir cada vez más miel, y ayudar a México, 4to productor mundial, a rebasar pronto la media nacional de consumo: apenas 200 gramos por habitante por año.

¿Donde comprar? Compartimos un breve directorio de algunas de las cooperativas apícola de la región:

  • Cooperativas de apicultoras y apicultores del video:

Claudia Cob, Cooperativa Apícola EL CAMPO ES VIDA, ejido Chocholá, Yucatán. Celular: 999 156 9058

Jorge Chan, Xjon-ha’ac de Sudzal SC, ejido Sudsal, cerca de Iazamal, Yucatán. Celular: 988 103 1046

  • Cooperativas de apicultores de la península de Yucatán

Quintana Roo:

José Eduardo Moo Pat, La flor de tajonal, Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo. Celular: 983 164 5061 Fijo: 9832671467 email: flor_tajonal@gmail.com

Pedro David Caamal, U´lool´ché SC, José Maria Morelos, Quintana. Roo. Celular: 9971421909 Facebook: U Lool Che

Campeche:

Antonio Ek, Usaec apicultores SC, Calakmul, Campeche : 983 183 5444 email: apicultores.calakmul@hotmail.com

Yucatán:

Leonor López Garduza, EDUCE SC, Mérida Yucatán. Email: info@educecoop.org

Ana Piña Canul, Meliponario familiar Balam Cab, Tekit, Yucatán. Celular: 9971176812 Email: mucen_cab@hotmail.con

Image result for ods consumo

Aportaciones de los guardianes de semillas de la Península de Yucatán en el primer Congreso mexicano de agroecología

En mayo del 2019, se llevó a cabo en San Cristóbal de las casas, Chiapas, el primer congreso de agroecología de México. Los congresos suelen ser encuentros de carácter académico, para intercambiar avances científicos sobre ciertas materias. Pero este evento tuvo un enfoque muy diferente, ya que el tema de estudio es una practica llevada a cabo por campesinas y campesinos de todas las regiones.

Algunos de los participantes al congreso

Es que la agroecología no solamente es una disciplina científica sino también un conjunto de practicas y un movimiento social, según la definición propuesta por Wezel (2009). Por ello, era esencial que los actores que practican las diferentes técnicas proponen e implementan las innovaciones y convierten los aprendizajes en movimientos organizados puedan expresar sus opiniones, plantear sus propuestas.

El movimiento agroecológico surgió en los años 70 en reacción a la crisis del campo, pero en la península de Yucatán, llega acoplado a la cultura Maya, quien practica este enfoque desde hace más de 3,500 años, a través del sistema Milpa. En está región, la Milpa también ha sufrido un proceso de desplazamiento a través de la llegada de la agricultura industrializada, la ganadería y procesos sociales como la migración hacia otros polos de desarrollo. Pero las raíces siguen fuerte, y muchas comunidades están aprovechando el auge agroecológico para revalorizar la agricultura campesina y proponer innovaciones para adaptarla a los nuevos contextos climáticos.

Paisaje milpero biodiverso en el sur de Yucatán

Como ejemplo podemos mencionar a la asociación Ka’ Kuxtal, con sede en Hopelchén, Campeche. Aliada con 9 comunidades y con una red de 13 cooperativas, la organización promueve la organización comunitaria a través de la educación de campesino a campesino sobre temas de producción sustentable. En la actualidad, se enfoca en la consolidación de la red de productores agroecológicos de los Chenes, a través de comités comunitarios. Promueven en 100 hectáreas la implementación de practicas asociadas con la milpa, como es el uso de microorganismos, mejoramiento de suelo, almacenamiento y conservación tradicional de semillas nativas estimulo de los policultivos y manejo integrado de plagas.

Maíces nativos en la fiesta de semillas de Hopelchén, Campeche, en el 2019

Como movimiento social, organizan la fiesta de semillas nativas y participan en redes regionales y nacionales de defensa del territorio y del agua. En el marco del congreso, presentaron tres ponencias sobre sus experiencias, destacando una sobre el rol de los jóvenes en la transición agroecológica como estrategia de reinserción comunitaria, experiencias de organizaciones de la sociedad civil en seguridad y soberanía alimentaria y agroecología maya.

Presentación de Nora Tzec del Morral de experiencias el congreso

Otra participación fue la de la organización Misioneros AC, la cual, a través del colectivo de guardianes de las semillas, promueve desde hace 17 años el rescate de las semillas criollas. Nacido después del impacto del huracán Isidoro en la península de Yucatán, el colectivo agrupa ahora 10 comunidades de 4 municipios del Sur de Yucatán. En esos años, ha promovido a nivel local y regional el rescate de las semillas y de los saberes asociados a la biodiversidad de la selva, de la milpa y de los solares. En el congreso, Idelfonso Yah, uno de los guardianes, compartió ante los científicos y miembros de la sociedad civil, la investigación comunitaria llevada a cabo pro el grupo, y sus principios de organización. Asimismo, los guardianes aportaron una propuesta la integración de la ciencia con las experiencias de vida, a través de la espiritualidad maya, en el marco de una ceremonia.  Presentaron un poster sobre mejoramiento participativo de las semillas. A través de estas numerosas interacciones, plantearon la importancia de los movimientos de bases enfocados los saberes tradicionales en el marco de la construcción de la agenda agroecológica en el país.

Presentación de Carla Avilés sobre mejoramiento participativo de maíces nativos

Se participo también en el evento el cartel Mejoramiento participativo de maíces criollos en el Sur de Yucatán por Idelfonso Yah y Jesús Poot, ese mismo tema fue presentado en una ponencia en las mesas de trabajo se semillas y resiliencia a cargo de Carla Avilés, Humberto Matus e Idefonso Yah, donde se presentaron las bases metodológicas que están desarrollando para el rescate, producción agroecológica, mejoramiento participativo de semillas, conservación poscosecha y las ferias semillas como una estrategia de distribución de las semillas en otras comunidades de la península.

Presentación del poster por Carla Aviles, Idelfonso Yah y Jesus Poot

El tercer grupo participante, articulado por la organización U´yool´ché A.C., trabaja desde hace 10 años para ampliar la visión y la formación en buenas prácticas productivas agroforestales con las personas de las comunidades mayas de Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo, a fin de recuperar y mantener la superficie de cubierta forestal, fortalecer la biodiversidad y ampliar las capacidades locales en el territorio bajo un manejo sustentable de los recursos naturales. En el marco del congreso, participaron en las diferentes mesas y una ponencia denominada “Conocimientos plurales en encuentros de semillas de la Península de Yucatán”.

La suma de estos conocimientos contribuyó a generar amplias discusiones entre los participantes, resaltando el rol de las comunidades indígenas en la generación de propuestas e innovaciones que incidan en la construcción nacional del movimiento de agroecología. A través de donaciones en fases consecutivas del PPD, se ha acompañado a estos 3 grupos y a 170 más en los 25 años del programa, para crear está propuesta de agricultura y manejo del paisaje que conserva de forma activa la biodiversidad. En este contexto, el PPD participó en un mesa de dialogo sobre financiamiento de la agroecología, para compartir algunos resultados. En dicha mesa, resaltamos el rol de las alianzas con otras instituciones donantes, como es la fundación WK Kellog, la FAO, el INPI y la CONAFOR, como forma de lograr impulsar las innovaciones agroecológicas.

Mesa de dialogo sobre financiamiento de la agroecología en México

En la Fase 6 del PPD, estamos comprometidos en co-ayudar a incrementar la resiliencia de las comunidades rurales del sureste de México. El trabajo con estas 3 organizaciones de base de la península de Yucatán, y su participación activa en este tipo de evento nacional para compartir sus experiencias e incidir en la agenda nacional, son elementos claves para generar las transformaciones propuestas por las mismas comunidades hacia un manejo sustentable de los paisajes biodiversos.

Referencias:

Wezel 2019: https://www.socla.co/wp-content/uploads/2014/wezel-agroecology.pdf

Sobre el congreso: https://sitios.ecosur.mx/congresoagroecologia/

Acciones del PPD a nivel global sobre la agroecología: http://sgp.undp.org/live_old_2/index.php?option=com_content&view=article&id=493:community-approaches-to-sustainable-land-management-and-agroecology-practices&catid=36:our-stories&Itemid=253

Red de Productores de Servicios Ambientales “Ya’ax Sot’ Ot’ Yook’ol Kaab” A.C. – Mayas contemporáneos que buscan enriquecer sus tierras.

Figura 1 (de der. a izq.) Miguel Arcángel Cante Chuc, Hilario Caamal Canché, Hector Puga Puga, Jorge Caamal Colli, Franscisco Pat. Integrantes del proyecto.

La REPSERAM es una organización integrada por 36 comunidades mayas del Estado de Quintana Roo, México. Ésta ocupa un territorio de 257, 441.17 hectáreas, de los cuales el 12% se destinada a actividades agropecuarias, principalmente la milpa tradicional.

En el año 2014 y 2018 diagnósticos participativos comunitarios de Grupo Autónomo para la Investigación Ambiental (GAIA) y The Nature Conservancy (TNC) respectivamente, indicaron que existen problemáticas sentidas entre productores por falta de capacidad técnica e inversión para mejorar la productividad de sus tierras, pérdida de recursos fitogenéticos (semillas) y bajo ingreso familiar. Aunado a ello, se halló que existe desconfianza en instituciones locales, dado que han impuesto tecnologías no acordes a las necesidades de productores, causando el abandono de áreas de milpa a cambio de la apertura de nuevos sitios de selva para el establecimiento de agricultura dependiente de paquetes tecnológicos.

Hoy por hoy, los técnicos de REPSERAM le están apostando a un buen proceso. Iniciaron un proyecto con un vivero cítricola-forestal para la producción de mejores plantas. Tienen plántulas de limón, achiote, aguacate, naranja dulce, mandarinas, mango, ramón y ciricote. Buscando tener la mejor calidad de plantas y cuidan los tiempos de crecimiento con especial atención. Además, en conjunto con la CONAFOR, están realizando capacitaciones para difundir más de estos procesos. La primera capacitación en el año 2018 que se dio, fue con respecto al manejo de injertos y en ésta participaron 28 jóvenes hombres y mujeres.

Con la misión de salvaguardar y dar sustentabilidad a nuestros medios de vida, la base de los recursos y nuestra identidad cultural, la REPSERAM tiene el propósito de mejorar la productividad de espacios de milpa hacia 40 hectáreas de sistema agroforestal mediante buenas prácticas agroecológicas y agroforestales. La semilla ya se sembró, el trabajo queda por delante pero el progreso también.

Figura 2. Miguel Arcángel Canté Chuc, Presidente Comisariado Ejidal de Puerto Arturo.

Hilario Caamal, técnico asesor del proyecto, nos comparte “Esto no se había hecho antes en la región. Somos dinámicos y pioneros en la experiencia. No necesitamos de nadie, nosotros lo hacemos. Con esta actitud buscamos un avance gradual y significativo con nuestros productores en sus unidades de producción. Queremos involucrar a más personas, establecer vínculos así generar alianzas con otras organizaciones locales e instituciones con objetivos comunes. Haremos pronto feria local de semillas nativas, donde podamos compartir nuestras 10 especies diferentes de semillas de maíz, aquellas que se hallan reproduciendo e incrementado en nuestra Escuela de Campo (ECA), así como nuestras casi 4,500 plantas. Todo producido en el territorio REPSERAM, para sus ejidos asociados y para impulsar paisajes rurales sostenibles.”

Planeación comunitaria de las estrategias del PPD – El caso de Cacao

Uno de los principio de acción del Programa de Pequeñas Donaciones del FMAM es la planeación de las estrategias y del programa desde las comunidades. Para cada fase, se llevan a cabo talleres participativos con las y los productores rurales y costeros, con el fin de entender sus necesidades, y consensuar las pistas de soluciones a los problemas globales. Con ello, al publicar la convocatoria, el PPD ofrece un abanico de oportunidades que respondan a las problemáticas actuales de las regiones

Un ejemplo es el proceso de planeación de estrategias de paisaje. En la fase 6 del PPD en México, usamos la metodología “COMDEKS” (https://comdeksproject.com/) para planear el trabajo futuro al 2030. Esa metodología considera el desarrollo de una serie de indicadores de sustentabilidad, diseñados y evaluados por y para las comunidades. Para desarrollarlos, se llevan a cabo entrevistas, talleres participativos y una serie de herramientas que permitan recabar las necesidades locales, y construir una visión en conjunto de las soluciones innovadores.

Está semana, nos reunimos con un grupo focal de productoras y productores de cacao del estado de Tabasco, México. Durante el taller organizado por Fundación UJAT y PNUD, se generó una reflexión colectiva sobre los desafíos que encuentra el sector. La innovación es que ese análisis se hace con enfoque de cadena de valor, es decir no solo se enfoca en la parte productiva, sino que considera también la logística, el procesamiento y el mercado.

Durante el encuentro, las productoras y los productores compartieron la importancia del dialogo entre pares. Al visualizar los desafíos de forma colectiva, se pueden proponer soluciones concretas desde lo local. Usando la metodología COMDEKS, se contará este año con una estrategia actualizada, con visión integral, que permita fomentar la producción de cacao con métodos agroecológicos y contribuir al acceso a mercados especializados.