Cumbre de Mujeres Líderes Latinoamericanas

Los pasados 26 y 27 de septiembre se llevó a cabo la Cumbre de Mujeres Líderes Latinoamericanas, iniciativa organizada por la Red de emprendedoras y empresarias de Latinoamérica y el Caribe (WEAmericas). Con la participación de más de 30 ponentes cuyas trayectorias, logros e historias personales las han llevado a liderear proyectos, empresas, movimientos culturales y políticos, ésta cumbre tuvo como objetivo crear un espacio de encuentro entre mujeres emprendedoras y reforzar sus habilidades, aptitudes personales y de negocios.

Mesa panel: Mujeres líderes en comunidades indígenas.

Fueron dos días en los que lideresas locales, nacionales y latinoamericanas hablaron sobre sus experiencias, aprendizajes, retos y sentires en torno al emprendimiento, negocios, tecnología y empoderamiento. Se presentaron mujeres que dirigen empresas globales, artesanas de comunidades indígenas, defensoras de los derechos humanos de la mujer, científicas y artistas de talla mundial.

Sin duda fue un espacio privilegiado en el que se escucharon diversidad de historias de la voz de mujeres que han alcanzado grandes logros en las principales ciudades del país e internacionalmente.

Al ser la primera vez que esta cumbre se llevó a cabo en México y en la Península de Yucatán, resultó una gran oportunidad para invitar a algunas de las mujeres que ejecutan proyectos financiados por el Programa de Pequeñas Donaciones. Mujeres de comunidades rurales de Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo, que desde sus propias trincheras son el motor que da impulso a valiosos e innovadores esfuerzos de emprendimiento para el cuidado ambiental y el desarrollo rural.

Desde Comalcalco, Tabasco, hasta Chunpón, Quintana Roo, once mujeres se organizaron para poner pausa a sus actividades cotidianas, responsabilidades laborales y sus arduos cuidados familiares, para viajar a Mérida y vivir una nueva experiencia de aprendizaje y reflexión colectiva.

Desde el jueves por la mañana y destacando por sus coloridas blusas bordadas, escucharon atentamente conferencias magistrales y mesas páneles durante la cumbre. Cada una de ellas identificaron los temas más relevantes para sus proyectos y asistieron a pláticas que las enriquecieron y motivaron a continuar sus iniciativas comunitarias.

Para muchas, fue la primera experiencia en un foro de esta magnitud, que representó un reto pero también la oportunidad de observar, aprender e interactuar fuera de su zona de confort. Las reflexiones no se hicieron esperar, entre los recesos y la hora de las comidas, estas mujeres fueron conociéndose, escuchando y discutiendo en conjunto sobre lo aprendido en la cumbre. Para ellas es muy claro que los contextos urbanos y rurales son sumamente distintos, y concluyen que si bien hubo espacios destinados a visibilizar liderazgos y empoderamiento en comunidades indígenas, no se entabló un diálogo constructivo entre las realidades tan distintas, cada una con sus obstáculos y sus virtudes, y sin duda, una con más privilegios y oportunidades, que representa desigualdad de condiciones y posibilidades.

Estos días fueron un ejercicio para aprender otro tipo de lenguaje, entender mejor cómo piensan desde otras realidades para poder impactar en ellas. Las emociones se juntaron con los cuestionamientos sobre lo que hace falta para fomentar el diálogo entre campos y ciudades, entre mujeres de comunidades que trabajan con el manejo y protección de los recursos naturales y empresarias que ofrecen servicios en México y el mundo.

En un ameno intercambio de ideas, al no sentirse del todo identificadas, se cuestionan; ¿queremos una cumbre de nosotras, las mujeres de comunidades indígenas y rurales? ¿queremos que nos incluyan más en estas cumbres?, mejor aún, es necesario que más mujeres como nosotras sean parte de la organización de este tipo de eventos, de manera que sea una cumbre que nos incluya a todas y todas nos podamos identificar de una u otra manera.

Reconocieron que un gran reto que enfrentan es posicionarse como empresarias rurales, ya que no suelen ser visibles los esfuerzos que se realizan en las comunidades, y falta reconocimiento del valor social, cultural y ambiental que tiene el consumo local de los productos y servicios como los que ellas ofrecen.

Claudia, Juana, María, Rossana, Zendy, Yessenia, Teresa, Juanita, Dulce, Cristy y Lupita, se van enriquecidas por los conocimientos de las expositoras, pero sobre todo por las historias de este grupo de mujeres, quienes se reafirmaron como empresarias y lideresas comunitarias, que han aprendido sobre la marcha a trabajar con recursos naturales y han levantado empresas que son asociativas y por lo tanto constantemente tejen redes para fortalecerse y apoyarse entre ellas.

Saben que ellas producen alimentos buenos, limpios y justos, que ofrecen servicios dignos y de calidad, y que esto se debe a que su motivo no es el dinero, sino un profundo amor al territorio y a sus comunidades.

Andrea Alejandra S. Ysunza
Especialista en evaluación y monitoreo Programa de Pequeñas Donaciones del FMAM

Anuncios

La certificación FSC, 25 años construyendo el manejo forestal sostenible

Hoy 26 de septiembre, se sigue celebrando la semana del clima en Nueva York y en muchos lugares del mundo. La invitación de la ONU ha sido de proponer soluciones concretas ante el desafío global del cambio climático. Otros, como los jóvenes en huelga contra el clima, han propuesto ampliar ésta reflexión hacia la degradación de los ecosistemas y la pérdida de la biodiversidad. En todos los casos, se hace un llamado a actuar y a brindar soluciones.

Abraham González, presidente del comisariado ejidal de Noh Bec en su discurso ante la asamblea FSC.

Es en este contexto, donde la agenda ambiental está al fin en el centro de la atención mediática, y se llevó a cabo en la Península de Yucatán la celebración de una solución concreta: El manejo sostenible de los bosques y selvas a través de la certificación forestal. 

Reunidos en el estado de Quintana Roo, donde se produce la mayor parte de la madera tropical del país, miembros de la comunidad Forest Stewardship Council (FSC por sus siglas en inglés) provenientes de los 5 continentes, celebraron el 25 aniversario de esta iniciativa. El escoger a México como sede para celebrar este hito tiene un significado especial. Primero porque la propuesta de certificación de buen manejo forestal tuvo su primera sede en este país, en el estado de Oaxaca. Segundo, porque la primera comunidad en recibir este sello internacional, que garantiza no solamente la sostenibilidad del manejo, sino los beneficios sociales y ambientales, fue justamente en Quintana Roo, en un ejido llamado Noh Bec.

Participantes de los estados de Quintana Roo y Campeche durante la celebración de los 25 años del Forest Stewardship Council (FSC).
Vista aérea de la selva de Noh Bec. Imagen por Omar Hernández Carmona.

El PPD se unió a esta celebración, junto con las comunidades locales de la Península de Yucatán, que han decidido mejorar sus formas de manejar la selva, de conservar y monitorear su biodiversidad y de cuidar la seguridad laboral de los trabajadores, entre otros elementos, y así lograr la certificación FSC. Pero, ¿cómo el manejo forestal comunitario se puede considerar una solución a la crisis climática? La respuesta viene de la voz de los presidentes de los comisariados ejidales presentes en el evento: expresaron el orgullo de tener y mantener ésta certificación, la cual permite visibilizar lo que hacen las comunidades todos los días. Aprovechan árboles con una tala planeada, moderada y limitada a la especies de valor comercial. Generan beneficios económicos, por supuesto, y en muchos casos esos ingresos permiten financiar tanto la salud como la educación de familias enteras.

Pero éstas más de 600,000 hectáreas manejadas por y para las comunidades, son también  los mejores reservorios de biodiversidad y la calidad de los hábitats permite a especies tan emblemáticas como el jaguar o tapir de vivir en amplias áreas forestales. Son además verdaderos pulmones, ya que la madera que se transforma en mueble, duela o artesanía, y almacena el dióxido de carbono removido del aire. Por supuesto, por cada árbol cortado, se restauran decenas de árboles producidos en viveros o mediante regeneración natural, lo cual permite iniciar un  nuevo ciclo de crecimiento que remueve a su vez el bióxido de carbono. Una solución natural al cambio climático con múltiples beneficios. Es, para el caso de la Península de Yucatán, la continuación del manejo histórico, por más de 3,500 años de la selva por la civilización Maya, la cual ha esculpido poco a poco la Selva Maya que conocemos hoy.

Junto con los delegados internacionales, 20 representantes de las comunidades de Quintana Roo y Campeche pudieron asistir al evento, para estrechar la relación con este movimiento global que no deja de crecer, pero también tejer nuevas redes con compradores y empresas que están adoptando este sello en sus políticas de compra. Con ello, el PPD, junto con otras organizaciones como el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sustentable y Rainforest Alliance y los ejidos ya certificados, busca promover una mayor adopción de las prácticas de buen manejo y fomentar la comercialización de los productos certificados. Está solución local a los desafíos globales necesita ser conocida y reconocida por cada vez más actores, y la comunidad FSC global se fijó como meta para los próximos 25 años colaborar de forma estrecha para lograrlo.

Mejoramiento Participativo de la Milpa como Sistema Agroforestal

José María Morelos, Quintana Roo, septiembre de 2019.

Inicia la entrega de plantas a productoras y productores de ejidos en Quintana Roo que son parte de la Red de Productores de Servicios Ambientales “Ya’ax Sot’ Ot’ Yook’ol Kaab” A.C. (REPSERAM) en José María Morelos.

Vista aérea del vivero del Ejido Puerto Arturo.

Más de 10,000 plantas de ramón, ciricote, caoba, mandarina, naranja dulce y achiote fueron producidas con mucho cuidado en el vivero comunitario del Ejido Puerto Arturo y serán entregadas a productores de la región como parte del proyecto “Mejoramiento Participativo de la Milpa como Sistema Agroforestal” coordinado por el presidente de la Red Miguel Ku Balam.

10,000 plantas de ramón, ciricote, caoba, mandarina, naranja dulce y achiote fueron producidas con mucho cuidado en el vivero comunitario del Ejido Puerto Arturo.

El sistema contempla además la reintroducción de 9 variedades de maíz criollo en las parcelas y una variedad de plantas asociadas, contribuyendo al regreso de la agrobiodiversidad en los suelos profundos del oeste de Quintana Roo.

En la comunidad de Ignacio Altamirano se llevó a cabo la primera siembra. Durante el convivio, las y los campesinos conversaron sobre los efectos del cambio climático, el cual se manifestó este año con falta de lluvia. Consideran que la restauración de los suelos degradados con este sistema, permitirá mejorar la resiliencia al mantener humedad en la parcela. Además, proponen innovar en la metodología de restauración, reproduciendo el  sistema Maya “Pet Pach” en el sistema agroforestal.

Pescadores de Banco Chinchorro, comprometidos en la lucha contra la invasión del pez león

Banco Chinchorro, 20 de julio del 2019 – Comunicado de prensa

Desde el 2009, una especie invasora, conocida como el pez león, inicio una invasión del arrecife mesoamericano. Desplazando y depredando especies de peces y crustáceos nativos como la langosta y el pargo. Este pez exótico fue liberado accidentalmente  y constituye una amenaza para los pescadores y ecosistemas marinos de la región del Caribe y Golfo de México.

Este año, al conmemorar los 10 años del primer registro de este pez, las tres cooperativas pesqueras: Pescadores del Banco Chinchorro, Andrés Quintana Roo y Langosteros del Caribe celebraron el festival del pez león.

Embarcación ganadora del torneo, con Antonio Pat Bacab, presidente de la cooperativa Pescadores de Banco Chinchorro

Gracias al apoyo del Programa de Pequeñas Donaciones del PNUD y de la Reserva de la Biosfera Banco Chinchorro los pescadores y sus familias llevaron a cabo un concurso de pesca de 6 días. Fueron premiadas las embarcaciones que mayor número de peces león capturaron, el pez león más pequeño y el más grande. Además, mediante juegos con familias y niños, se comunicó la importancia de la pesca de esta especie invasora y su conocimiento biológico.

Antonio Pat Bacab, presidente de la Cooperativa Pescadores del Banco Chinchorro, mencionó en su discurso inaugural que se trata de un problema que afecta a todos los pescadores y que a pesar de que este año, la captura fue menor que los años pasados, no hay que bajar la guardia ante está amenaza. Celebró la participación de los pescadores en este evento, e invitó a todos a seguir con la lucha.

Marcelo Loria Rosado, secretario de la cooperativa Langosteros del Caribe quien reportó y capturó el primer de pez león en Banco Chinchorro, comentó que mas allá de sentirse importante por ser el primero en avistarlo, reconoce todos los esfuerzos que realizan todos los pescadores para seguir extrayéndolo de los arrecifes, y será aún más grato reconocer al pescador que en un futuro reporte el último pez león de Banco Chinchorro.

Cayo centro, lugar donde se congregaron pescadores y familias para el festival

Los pescadores hicieron notar que ahora, el pez león se ubica más profundo en el arrecife. Por ello, es más difícil capturarlo con la pesca artesanal en apnea. Pescadores se están certificando en buceo con tanques – conocido como buceo autónomo, para poder monitorear en las profundidades al pez león y así seguir con su captura.

En el marco del evento, se hizo entrega de Hawaina, un tipo tridente propulsado por liga, así como aletas y visores, para poder seguir con la captura del pez. En el marco del festival, el chef Jose Luis Medina Perera llevó a cabo una muestra gastronómica de pez león, cocinadas de forma sencilla y explicó al público las recetas para fomentar el autoconsumo, con platillos como chicharrón de pez león, empanadas, aguachile, entomatado, empapelado y minilla, mostró a las familias presentes  lo rico que puede ser este platillo, y como se puede consumir de forma cotidiana.

Eventos infantiles como juegos de pesca, jenga de la biodiversidad, ponle la cola al pez león en los que los pequeñitos presentes pudieron aprender más sobre la especie. El festival fue una oportunidad para las familias de visitar a los campamentos y palafitos de los pescadores, y de participar en las actividades de esté remota comunidad.

Pez león de 39.4 cm

El premio mayor fue obtenido por la embarcación “la gordita”, con un total de 21 peces leones capturados. La embarcación “Mayra  Yareli” obtuvo el segundo lugar, por el pez león más grande, de casi 40 cm de largo. La lancha “los mochis” obtuvo el premio al pez león más chico con 7.5 cm, ya que es importante captura también a los juveniles.

Todos los participantes se dieron cita para el día 27 de noviembre, en Xcalak para el aniversario 19 del Parque Nacional Arrecifes de Xcalak, durante el cual habrá más degustaciones para el público en general, y la presentación de artesanías fabricas con pez león.

¡PROTEJO EL ARRECIFE, CONSUMO PEZ LÉON!

Innovando para fortalecer la agroecología.

La implementación de practicas agroecológicas en la agricultura o la ganadería muchas veces conlleva un aumento de las tareas manuales para las labores de preparación y mantenimiento. Al no usar los productos fitosanitarios comerciales, las y los productores tienen que encontrar alternativas para poder lograr una producción suficiente para el autoconsumo y en muchos casos, la venta o el trueque con consumidores conscientes.

Parcela diversificada para la prueba de la tecnología intermedia.

Un elemento innovador para resolver este desafió, para ciertos terrenos y condiciones, es el uso de los motocultores. Está tecnología intermedia* esta aún muy poco usada en América Latina y en el caso del sureste mexicano, casi desconocida. Al dialogar con aliados del PPD de Tabasco, Campeche, Yucatán y Quintana Roo identificamos en conjunto la necesidad de conocer más sobre está tecnología la cual parecería tener el potencial de ser adecuada para productores que ya controlan sus semillas y sus procesos de fertilización y control de plaga con medios naturales. Para ello, creamos una alianza con el CIMMyT, quien posee un departamento dedicado a la creación y difusión de tecnologías adecuadas.

Motocultor con implemento de sembradora.

En conjunto con el equipo técnico de CIMMyT formado por Jelle Van Loon y Gabriel Martínez y la Red de Productores de Servicios Ambientales “Ya Ax Sot’ Ot’ Yook’ol Kaab” A.C (REPSERAM) organizamos un encuentro regional para conocer y probar la tecnología.

Al evento, participaron campesinos de Tenosique, Chacsinkin, Hoeplchen, Peto y José María Morelos, entusiasmados todas y y todos por probar la sembradora y el arado.

Uno de los aprendizajes de la practica fue darnos cuenta que este tipo de tecnología tiene el potencial de dar mucho más control e independencia a los productores sobre su calendario de preparación y siembra. En muchas comunidades, se paga en la actualidad a los dueños de los tractores para las tareas mencionadas, dejando parte de la utilidad, pero sobre todo el control sobre fechas, a intermediarios. Si las cooperativas poseen uno o varios motocultores, pueden controlar sus calendarios de forma precisa, lo cual es bastante útil en estás épocas de clima cambiante.

Motocultor de 15 HP con arado.

Otro elemento resaltado por los participantes, es la versatilidad de la tecnología y su adaptabilidad a las condiciones locales. La diversidad de modelos y de los implementos permite diseñar soluciones adecuadas a cada sitio o parcelas. Por ejemplo, para proyectos agro-forestales, el chapeo es una actividad clave que un motocultor puede llevar a cabo. Existe también la posibilidad de aplicar bioles y micro-organismos con aparatos específicos.

En conclusión, la opinión general de las y los participantes es que esta tecnología intermedia parece tener un potencial en el contexto de la producción agroecología en el sureste Mexicano. Queda mucho por hacer, probar y demostrar y desde el PPD seguiremos colaborando con instituciones como el CIMMyT para responder a las necesidades locales de las y los campesinos.

Sembradoras manuales de precisión.

*La definición de tecnología intermedia es: “tecnología que está diseñada con especial atención a los aspectos medioambientales, éticos, culturales, sociales y económicos de la comunidad a la que se dirigen. https://es.wikipedia.org/wiki/Tecnolog%C3%ADa_adecuada

Productoras de Quintana Roo aseguran cultivo de Pitahaya ante el cambio climático

La crisis climática que afecta nuestro planeta, tiene consecuencias directas sobre las comunidades mayas de la Península de Yucatán. Tal es el caso de la comunidad de Chumpon, en Quintana Roo, quien sufrió hace un año una inundación atípica. Durante este episodio, 155 familias fueron afectadas por una tromba tan fuerte que el agua empezó a brotar de los pozos de la comunidad, destruyendo pertenencias y casas. Además del terrible daño a las vivienda, los medios de vida de la comunidad fueron severamente afectados, sobre todo los cultivos de pitahaya, fruta que utiliza un grupo de mujeres de Chumpon para producir deliciosas mermeladas que se comercializan en la comunidad y en la zona turística.

Inundación de junio del 2018 en Chumpon. Fuente: Quadrantin Quintana Roo.

Esta dramática situación es una muestra de las afectaciones posibles del cambio climático. Los expertos del IPCC prevén que por la falta de acción de los países para evitarlo, se rebasará en unas décadas el aumento de temperatura de 2 grados. La comunidad maya de Chumpon nos recuerda que los eventos climáticos extremos afectan a mediano plazo los medios de vida de las comunidades y que se necesitan soluciones locales para adaptarse a este fenómeno.

En este contexto, la cooperativa ULU UMIL BEH S. DE R.L. M.I., representada por María Lutgarda Caamal Aban presentó al Programa de Pequeñas Donaciones (PPD), una propuesta para recuperar la fábrica de mermelada de pitahaya y los cultivos asociados.

Mermelada de Pitahaya producido en Chumpon, Quintana Roo, México.

Como todos los proyectos, la cooperativa puso en práctica la metodología de reducción de riesgos de desastre (desarrollada por el Programa de Manejo de Riesgos del PNUD en conjunto con el PPD), para definir las acciones de mitigación de riesgos. La totalidad de los proyectos financiados por el PPD cumplen con tal requisito, con el fin de garantizar el impacto a largo plazo de las donaciones, a la vez que se genera una cultura de la prevención y adaptación a los efectos del cambio climático.

Cuadernillo de trabajo para la reducción de riesgos de desastre utilizado en los talleres de elaboración de propuesta.

La comunidad propuso, con base en las necesidades locales, reconstruir la fábrica de mermelada con un segundo piso para resguardar las máquinas. Asimismo, para los cultivos, propuso adquirir un seguro agropecuario, que cubra a los productores en caso de evento climático extremo como las inundaciones y también las sequías, cada vez más frecuentes en la región.

Este mes de junio, la organización contrató por primera vez un seguro que cubre sus principales riesgos climáticos, para asegurar 29 hectáreas por un año. Este es el primer seguro climático contratado directamente por una comunidad apoyada por el PPD. Vinculado a ello, propusieron transitar hacia un manejo agroecológico de sus cultivos, perspectiva que ha demostrado contribuir al aumento de la capacidad de resiliencia de los agroecosistemas*.

Socias de la cooperativa ULU UMIL BEH, Chumpon, Quintana Roo

El conjunto de este tipo de prácticas constituye un modelo de trabajo viable para las campesinas y campesinos del sureste mexicano, región particularmente vulnerable ante la crisis climática. Además, innovaciones como esta, que surgen desde las mismas comunidades, abonan a las experiencias e información para porponer soluciones locales antes desafíos globales, que puede compartirse entre las decenas de organizaciones regionales que enfrentan la misma lucha.

*Ver por ejemplo el articulo de Miguel Altieri: https://revistas.um.es/agroecologia/article/view/182921

.

Día mundial de las abejas: consumamos más miel para conservar la selva

La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 20 de mayo como el día Mundial de las abejas, para recordar su importancia y los beneficios que aportan a los ecosistemas y los habitantes del planeta.

La apicultura es una actividad económica que permite conservar los paisajes de la selva maya. Cada apiario de 50 colmenas con manejo orgánico permite conservar cerca de 70 hectáreas. En la península de Yucatán se producen 22,000 toneladas de miel al año, generando beneficios económicos para más de 25,000 apicultoras y apicultores. El Programa de Pequeñas Donaciones de FMAM apoya a cooperativas de pequeños productores de miel orgánica para mejorar sus procesos organizativos, de comercialización y su manejo territorial.

Les invitamos a consumir cada vez más miel, y ayudar a México, 4to productor mundial, a rebasar pronto la media nacional de consumo: apenas 200 gramos por habitante por año.

¿Donde comprar? Compartimos un breve directorio de algunas de las cooperativas apícola de la región:

  • Cooperativas de apicultoras y apicultores del video:

Claudia Cob, Cooperativa Apícola EL CAMPO ES VIDA, ejido Chocholá, Yucatán. Celular: 999 156 9058

Jorge Chan, Xjon-ha’ac de Sudzal SC, ejido Sudsal, cerca de Iazamal, Yucatán. Celular: 988 103 1046

  • Cooperativas de apicultores de la península de Yucatán

Quintana Roo:

José Eduardo Moo Pat, La flor de tajonal, Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo. Celular: 983 164 5061 Fijo: 9832671467 email: flor_tajonal@gmail.com

Pedro David Caamal, U´lool´ché SC, José Maria Morelos, Quintana. Roo. Celular: 9971421909 Facebook: U Lool Che

Campeche:

Antonio Ek, Usaec apicultores SC, Calakmul, Campeche : 983 183 5444 email: apicultores.calakmul@hotmail.com

Yucatán:

Leonor López Garduza, EDUCE SC, Mérida Yucatán. Email: info@educecoop.org

Ana Piña Canul, Meliponario familiar Balam Cab, Tekit, Yucatán. Celular: 9971176812 Email: mucen_cab@hotmail.con

Image result for ods consumo