La certificación FSC, 25 años construyendo el manejo forestal sostenible

Hoy 26 de septiembre, se sigue celebrando la semana del clima en Nueva York y en muchos lugares del mundo. La invitación de la ONU ha sido de proponer soluciones concretas ante el desafío global del cambio climático. Otros, como los jóvenes en huelga contra el clima, han propuesto ampliar ésta reflexión hacia la degradación de los ecosistemas y la pérdida de la biodiversidad. En todos los casos, se hace un llamado a actuar y a brindar soluciones.

Abraham González, presidente del comisariado ejidal de Noh Bec en su discurso ante la asamblea FSC.

Es en este contexto, donde la agenda ambiental está al fin en el centro de la atención mediática, y se llevó a cabo en la Península de Yucatán la celebración de una solución concreta: El manejo sostenible de los bosques y selvas a través de la certificación forestal. 

Reunidos en el estado de Quintana Roo, donde se produce la mayor parte de la madera tropical del país, miembros de la comunidad Forest Stewardship Council (FSC por sus siglas en inglés) provenientes de los 5 continentes, celebraron el 25 aniversario de esta iniciativa. El escoger a México como sede para celebrar este hito tiene un significado especial. Primero porque la propuesta de certificación de buen manejo forestal tuvo su primera sede en este país, en el estado de Oaxaca. Segundo, porque la primera comunidad en recibir este sello internacional, que garantiza no solamente la sostenibilidad del manejo, sino los beneficios sociales y ambientales, fue justamente en Quintana Roo, en un ejido llamado Noh Bec.

Participantes de los estados de Quintana Roo y Campeche durante la celebración de los 25 años del Forest Stewardship Council (FSC).
Vista aérea de la selva de Noh Bec. Imagen por Omar Hernández Carmona.

El PPD se unió a esta celebración, junto con las comunidades locales de la Península de Yucatán, que han decidido mejorar sus formas de manejar la selva, de conservar y monitorear su biodiversidad y de cuidar la seguridad laboral de los trabajadores, entre otros elementos, y así lograr la certificación FSC. Pero, ¿cómo el manejo forestal comunitario se puede considerar una solución a la crisis climática? La respuesta viene de la voz de los presidentes de los comisariados ejidales presentes en el evento: expresaron el orgullo de tener y mantener ésta certificación, la cual permite visibilizar lo que hacen las comunidades todos los días. Aprovechan árboles con una tala planeada, moderada y limitada a la especies de valor comercial. Generan beneficios económicos, por supuesto, y en muchos casos esos ingresos permiten financiar tanto la salud como la educación de familias enteras.

Pero éstas más de 600,000 hectáreas manejadas por y para las comunidades, son también  los mejores reservorios de biodiversidad y la calidad de los hábitats permite a especies tan emblemáticas como el jaguar o tapir de vivir en amplias áreas forestales. Son además verdaderos pulmones, ya que la madera que se transforma en mueble, duela o artesanía, y almacena el dióxido de carbono removido del aire. Por supuesto, por cada árbol cortado, se restauran decenas de árboles producidos en viveros o mediante regeneración natural, lo cual permite iniciar un  nuevo ciclo de crecimiento que remueve a su vez el bióxido de carbono. Una solución natural al cambio climático con múltiples beneficios. Es, para el caso de la Península de Yucatán, la continuación del manejo histórico, por más de 3,500 años de la selva por la civilización Maya, la cual ha esculpido poco a poco la Selva Maya que conocemos hoy.

Junto con los delegados internacionales, 20 representantes de las comunidades de Quintana Roo y Campeche pudieron asistir al evento, para estrechar la relación con este movimiento global que no deja de crecer, pero también tejer nuevas redes con compradores y empresas que están adoptando este sello en sus políticas de compra. Con ello, el PPD, junto con otras organizaciones como el Consejo Civil Mexicano para la Silvicultura Sustentable y Rainforest Alliance y los ejidos ya certificados, busca promover una mayor adopción de las prácticas de buen manejo y fomentar la comercialización de los productos certificados. Está solución local a los desafíos globales necesita ser conocida y reconocida por cada vez más actores, y la comunidad FSC global se fijó como meta para los próximos 25 años colaborar de forma estrecha para lograrlo.

Anuncios

El Gobierno Federal asume responsabilidad con apicultores mayas

Comunicado de prensa

Ciudad de México, 17 de diciembre de 2018.

Apicultores mayas presentan propuesta para el programa apícola del nuevo gobierno federal

Gobierno federal abre el dialogo y asume compromiso con los apicultores mayas.

Representantes de más de 200 comunidades de los tres estados de la Península de Yucatán, dialogaron con servidores públicos federales en las oficinas centrales de la SADER en la ciudad de México.

Compartieron sus preocupaciones por las numerosas amenazas al sector apícola comunitario, y propusieron una estrategia para la apicultura sustentable en la Península de Yucatán.

Las apicultoras y los apicultores afirmaron que el sector ha sido desatendido durante los últimos sexenios, y piden que se reconozca el rol de los apicultores en el cuidado de la selva maya. En un hecho histórico y desde las oficinas centrales de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), se abrió las puertas al dialogo. En ese sentido se expuso que la vocación de los habitantes de la selva, del territorio maya es apícola, pues es una actividad que se remonta a más 3,000 años cuando se empezó a domesticar la abeja nativa Xunan Kaab y manifestaron que hoy día la apicultura representa una propuesta económica viable para generar bienestar en las comunidades.

Los integrantes de la Alianza Maya por las Abejas de la Península de Yucatán resaltaron que han logrado posicionar y exportar a Europa miel orgánica de alta calidad, por consiguiente, urgieron a los funcionarios competentes que se detengan los programas e incentivos que fomenten el uso desmedido de agroquímicos dañinos para los polinizadores, la miel y los ecosistemas, e insistieron que se implementen programas que impulsen la agroecología.

Ante funcionarios de la SADER, SEMARNAT, COFEPRIS, SEGALMEX, CONAFOR, INECC, INPI, PROCURADURIA AGRARIA, RAN, CONANP yCIBIOGEMexpusieron que uno de los temas prioritarios es que se frene de tajo la deforestación en el sureste mexicano, ya que las abejas y las familias mayas necesitan de esos ecosistemas para asegurar una buena producción.

En este sentido Víctor Suárez subsecretario de autosuficiencia alimentaria de la SADER, y quien fungió como anfitrión, reconoció que la península de Yucatán atraviesa un proceso de emergencia humanitaria, sanitaria y ambiental que afecta en gran medida a al comunidades mayas.  Reconoció la propuesta de las y los apicultores, la cual obliga al nuevo gobierno a establecer una verdadera coordinación interinstitucional e intersectorial que cuente con la participación de los campesinos en el diseño y la implementación de las políticas publicas.

Por su parte Marco Antonio Cupul Ku, del ejido Dzonot Carretero en Yucatán hizo hincapié en el problema de las fumigaciones aéreas que destruyeron a sus 91 colmenas en un día y afectó a más compañeros. Luis Alberto Cahuich, de José María Morelos, Quintana Roo compartió con el Doctor Novelo, nuevo titular de COFEPRIS así como los demás asistentes un caso de fumigación reciente de decenas de colmenas, y compartió el desamparo en la cual se encuentran los apicultores cada vez que se les daña los apiarios. Todos los presentes pidieron que se prohíba de inmediato las fumigaciones aéreas, con avionetas y helicópteros en todo el territorio peninsular, lo cual se tomó de acuerdo de trabajo. Un equipo científico, conformado por los investigadores Aurora Xolalpa y Remy Vandame, resaltaron la importancia de las abejas para la biodiversidad, la sustentabilidad y la polinización de los cultivos del campo mexicano. 

Milpa Maya (A. Egan)

Por ello, los apicultores exigieron la prohibición de las fumigaciones aéreas en toda la península de Yucatán, y el uso de los plaguicidas que mas afectan a las abejas (Neonicotinoides y Fipronil), lo cual ya se ha hecho hace años en otros países donde hay apicultura. Se pidió la una verdadera política para fomentar la agricultura ecológica, para reducir los conflictos entre apicultores y agricultores y los efectos sobre la salud.

Como alternativa, los apicultores señalaron que actividades tradicionales como la Milpa Maya, con semillas nativas y policultivos generan néctar y polen que benefician a la actividad. Sobre los nuevos programas como el de sembrando vida, que propone reforestar el sureste, consideraron que pueden ser útil para aumentar la producción apícola. Para ello, proponen que se reforesten también especies que proveen néctar y polen a las abejas, y que la apicultura se considere dentro del programa.

Urgieron que se reconozca el importante papel de la apicultura en la conservación de las mas de 6 millones de hectáreas de la selva maya, cuidados gracias a la milpa y a la apicultura maya desde hace 3,500 años. Los 1368 ejidos de la Península de Yucatán siguen manteniendo grandes extensiones de selva, por lo cual es importante mantener la tenencia de tierra con uso común y frenar la venta desmedida. Dicha propuesta fue conversada con los representantes del Registro Agrario Nacional y el Procurador Agrario, tomando importantes acuerdos para dar seguimiento a la temática.

Leydi Pech, quien se dedica a la meliponicultura y fue una de las delegadas de la alianza maya por las abejas de la península de Yucatán, subrayó que lo que se busca no son subsidios, sino una verdadera voluntad política, la cual permitirá enfrentar las amenazas y fomentar un entorno propicio al crecimiento de esta importante actividad económica sustentable en la península de Yucatán. Subrayó que el esfuerzo de conformar una alianza apícola busca igualdad y justicia, y dignificar la actividad y no busca recursos económicos ni fines partidistas, sino que propone un cambio de fondo.

Solicitan apoyo para abrir el mercado nacional a la miel mexicana, en el marco de la nueva política alimentaria del país, incluyendo por primera vez la miel en la canasta básica de México y el consumo en las escuelas. Esta ultima propuesta fue muy bien recibida por los representantes de SEGALMEX, quienes fusionaran a LICONSA y DICONSA. Los apicultores de la Alianza Maya por las abejas de la Península de Yucatán entregaron a las dependencias del nuevo gobierno una serie de recomendaciones para vincular los proyectos a implementar con el presupuesto 2019. Lamentaron que el sector apícola no haya sido tomado en cuenta como debería en la propuesta de asignación del presupuesto de egresos, a pesar de que el sector genera mas de 800 millones de pesos a las comunidades mayas. El subsecretario de Ganadería, David Monreal se comprometió a turnar esa solicitud a la brevedad.

Panal de abeja (A. Egan)


Se asumió el compromiso entre productores apícolas y gobierno federal de dar seguimiento a cada uno de los temas mencionados, generando así una nueva agenda apícola que tome en cuenta las necesidades reales.

DATOS CLAVES SOBRE APICULTURA MAYA

  • 25 mil familias Mayas obtienen ingresos de la apicultura y meliponicultura
  • La península de Yucatán tiene la primera producción de miel a nivel nacional, con mas de 20,000 toneladas al año
  • La miel es un alimento altamente nutritivo, un súper alimento, fuente de azucares, antioxidantes, vitaminas como la B, C, D y E y numerosos minerales.

AMENAZAS:

  • La deforestación, con mas de 68,000 hectáreas al año, afecta enormemente la producción.
  • Se propone que las fumigaciones aéreas se prohíban, así como químicos como los Neonicotinoides y el Fipronil, los cuales ya no se usan países de Europa.
  • Solo en el 2018 se han perdido mas de 326 colonias por la aplicación de esos productos quimicos.

PROPUESTA DE LAS Y LOS APICULTORES::

Los participantes en la alianza Maya por las abejas de la Península de Yucatán se organizan desde el 2012, han tenido una reunión con 120 delegados que representan a 200 comunidades de la península de Yucatán.

4 estrategias claves:

  • Articulación territorial de políticas y participación efectiva de las y los apicultores
  • Disminución de amenazas derivadas del crecimiento de la agricultura convencional e industrial (uso de plaguicidas y deforestación)
  • Capacitación, innovación tecnológica e investigación acorde a las necesidades
  • Comercialización de la miel y productos de la colmena y valor agregado, con acceso al mercado nacional